El emerger de las bestias (episodio #2)

Los que no creían en la invasión vieron una simple hoja sobre el asfalto. No distinguieron sus pinzas cortas y fuertes como tenazas, tampoco sus patas largas y ágiles, de bordes dentados y filosos. Menos aún notaron el encorvarse del lomo erizado, teñido por las toxinas del veneno. Ingenuos, acaso ciegos, no se percataron de que el invasor abandonaba su escondite. Bello, sigiloso, mortífero.

4 Responses

  • Maria Antonia
    Jul 18, 2020

    Bello, sigiloso, mortífero!!!
    Genial!!!

    Maria Antonia Jul 18, 2020
    Responder
    • Jul 18, 2020

      Y pensar que uno anda por la calle diciendo “Uy, mirá qué linda hojita”. Más respeto!

      Pablo Mourier Jul 18, 2020
  • Grace
    Jul 19, 2020

    Sigo impresionada por esa visión…

    Grace Jul 19, 2020
    Responder

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.