El coro del infierno (episodio #4)

—Parecen salidos de una pesadilla —bromeó la mujer.
Detrás del mostrador, el hombre de delantal blanco asintió.
—Algo de eso hay —dijo—, viven en la oscuridad.
—Dan miedo —insistió la mujer—. Y además… huelen horrible.
—El olor es porque todavía están muertos —dijo el hombre.
La mujer rio, incómoda. Miró hacia la calle: al otro lado de la vidriera, las ramas de los árboles se balanceaban, como hamacándose.
—Debería apurarse —agregó el hombre—, el viento está cambiando.
—¿El viento? —preguntó la mujer— ¿Qué tiene que ver el viento?
—Está empezando a soplar del sudeste, pronto el río va a empezar a crecer.
La mujer frunció el ceño, intentó sonreír.
—¿El río? ¿De qué habla? —dijo.
—El agua no olvida —respondió el hombre—, volverá por ellos.
Uno de los peces se arqueó y levantó la cola, para luego golpearla contra el hielo varias veces. La mujer se tapó la boca y retrocedió.
—No me parece gracioso —dijo mientras retrocedía hacia la puerta—. No voy a comprar nada.
Antes de salir, se detuvo: los árboles se sacudían por la furia del viento, que arrancaba hojas y pequeñas ramas. Sobre el hielo del mostrador, los peces se retorcían y daban eléctricos saltos, hasta que por fin caían al piso. En la calle, sobre el asfalto, agua color marrón brotaba a borbotones a través de la boca de una alcantarilla. La mujer retrocedió, sintió el roce de los peces, gritó. El agua le cubría los tobillos.

Foto: Nicolás Mourier (¡gracias!)

8 Responses

  • Maria Antonia
    Jul 18, 2020

    Mete miedo!
    Con lo que me gusta el pescado!!! Ja!!

    Maria Antonia Jul 18, 2020
    Responder
  • Irene Elena Holovatuck
    Jul 18, 2020

    Seguiré comiendo pescado igual… antes de que suba La marea! Jajajaja

    Irene Elena Holovatuck Jul 18, 2020
    Responder
    • Jul 19, 2020

      Bien hecho, Irene, no nos vamos a dejar amedrentar por una sudestada y unos inofensivos animalitos acuáticos.

      Pablo Mourier Jul 19, 2020
  • Grace
    Jul 18, 2020

    Me dejaste mal con el suspenso blopa, bravo!!

    Grace Jul 18, 2020
    Responder
  • manuel
    Jul 24, 2020

    Me gustó mucho. Es quizá un mini cuento de terror. (de ese terror que no necesita ni gota de sangre).. Casi que pude ver las imágenes… La mujer nerviosa y el agua brotando.
    También es quizá el cuento que AMARÁ un VEGANO. Jajjajaj

    Me gustó esa onda mezcla de Pacha Mama y Neptuno

    “El agua no olvida” (muuuy groso)
    Gracias

    manuel Jul 24, 2020
    Responder
    • Jul 24, 2020

      Gracias, Manuel! Sabés que el cuento completo (no es mucho más largo que este, pero ya no se apoya en la fotografía), se llama, justamente, “El agua no olvida”. Un abrazo.

      Pablo Mourier Jul 24, 2020

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.