Avances Sutiles

18 venganzas, una por una

Los cuentos incluidos en Venganzas Sutiles son los siguientes:

 

Más negro que amarillo

No es fácil ser mujer en el asiento trasero de un taxi. Afuera está oscuro, casi tanto como adentro.

Descargalo completo aquí: Más negro que amarillo, de Pablo Mourier (PDF)

 

Viejos planes 

La casa del nono es intocable, ¿o ya no? Un mandato familiar, dos hermanas sin escrúpulos y un viejo que estorba.

Descargalo completo aquí: Viejos Planes, de Pablo Mourier (PDF)

 

Héroe

Es el último subte de la noche y los pocos que esperan en el andén solo piensan en llegar a casa. O tal vez no.

 

El otro Funes 

Entre las neurociencias y la nostalgia, tal vez la creación no sea más que permitirnos recordar.

 

Nunca se sabe

Plaza San Martín no tenía secretos para él hasta esa mañana. En el banco de siempre, bajo el séptimo árbol.

 

El juego y el final

Alguna vez fue un juego que no debió haber sido. Hoy hay un muerto en la playa.

 

Por algo habrá sido 

¿Cuánto de premeditación había en esa inesperada aparición del Gallego, en plena calle y después de tanto tiempo?

 

La casa 

Si el empleado de la inmobiliaria hubiera comentado lo de los antiguos dueños, él y su hermana no la hubiesen comprado.

 

Nunca es fácil Balvanera 

Es de noche y tras la lluvia las calles han quedado vacías. Ella no está lejos de casa. Tal vez por eso, sabe que es mejor apurarse.

 

La vieja y los vecinos 

La vieja vivía de manera miserable, pero todos en el barrio sabían lo del tesoro. Ya llegaría el momento tan esperado.

Descargalo completo aquí: La vieja y los vecinos, de Pablo Mourier (PDF)

 

El Chino y el Hueso 

Un ídolo, un hincha, un perro. Nada en el mundo podrá separarlos jamás, esa es su sutil venganza.

Descargalo completo aquí: El Chino y el Hueso, de Pablo Mourier (PDF)

 

La vergüenza de la señorita Dughan 

Nadie en el pueblo duda de que ella es un vampiro. Y están decididos a demostrarlo.

 

El verdadero amor

¿Acaso no eran amigas entrañables? ¿Qué les impediría compartirlo todo?

 

La resurrección de Luis 

Estar vivo después de muerto. ¿Milagro, falta de ubicación, o apenas un malentendido?

 

El número 7 

¿Cómo pudo esfumarse aquel campeonato en pleno festejo? El Zurdo lo sabe pero vive escondido, tiene miedo de contarlo.

 

Luz

Un hombre en su sillón, en lo oscuro. En la penumbra de ese cuarto aún es posible soñar.

 

Cosa de arqueros

Pepe y el Turco lo compartían todo. Hasta ese día, cuando descubrieron que al arco va uno solo.

 

Magdalena

En Monserrat, no hay hombre que no la extrañe. Y no haberla amado es el peor de los pecados.